Siempre os acordaréis de nosotras…

Por María Andrés y Lara Barros

Fotografía de Pili Sebrango Velarde, ganadera de Liébana.

Cuando algo nos falta, es cuando nos damos cuenta de quién había detrás, en este caso, favoreciendo que la vida siguiera su curso, tejiendo la red que la sostiene y generando un ambiente plácido, respetuoso y generoso. Eso que muchas veces damos por sentado que se hace solo, que viene de serie, porque así ha sido siempre y se da por supuesto. En este sentido, si nos paramos a escuchar, sentiremos que este 8 de marzo el mundo rural también reclama y pide huelga, porque se queda solo, porque se están yendo  quienes más necesita, nosotras las mujeres…

Nosotras, que durante tanto tiempo hemos sido capaces de sostenerlo, de mantenerlo vivo, de cuidarlo y disfrutarlo, de disfrutar cuidándolo y de hacerlo porque es, simplemente, de sentido común, por que es algo que no nos tendríamos que preguntar quién y por qué se hace. Debería  ser obligado para todas y todos cuidar lo que nos han legado cuidado, y transmitirlo así a las futuras generaciones.

Lo peor de todo es que esta sea, precisamente, una de las razones por la que las mujeres cada vez tenemos más complicado seguir adelante en el medio rural, de tanto poner la vida en el centro, en un sistema-mundo cada vez más hostil, a veces nos agotamos, no podemos más, nos damos por vencidas… y nos vamos. Somos nadadoras contra corriente, sostenemos con nuestros cuerpos la avalancha de una economía en la que el capital se pone por encima de la vida.

Por eso, es necesario hablar de otros modelos económicos, tenemos que legislar de otro modo, tenemos que asumir que el modelo establecido invisibiliza una parte de la vida, la que permite que esta exista, que se reproduzca. Cuando lo más básico, lo que todas las personas deberíamos tener interiorizado, cae en los más profundo, podríamos decir que hemos tocado fondo.

¿Cuál es el problema en reconocer que en el trabajo del campo casi nunca hay una persona sola? ¿Cuál es el problema en reconocer que nunca hay solo un titular de una explotación agrícola o ganadera? ¿Cuál es el problema en decir que no es cierto que cuanta más producción haya, más beneficio exponencial, que en el campo esas cuentas no salen?, ¿Cuál es el problema en reconocer que es nuestra obligación que las futuras generaciones puedan disfrutar de algo que nosotras y nosotros hemos disfrutado? Esa es la pregunta que muchas mujeres nos hacemos…

Fuente

Cuando hablamos de visibilizar a las mujeres en el medio rural, no sólo hablamos de ponernos cara y reconocer nuestra labor, hablamos de asumir e interiorizar las formas de hacer que las mujeres hemos desarrollado a lo largo del tiempo. Claro que es importante que las mujeres seamos la cabeza visible de una ganadería extensiva, pero es quizá más importante reconocer que hacen falta manos extras para sacar ese trabajo adelante,  que no es cierto que porque te compres 200 ovejas y te des de alta en la seguridad social, ya tienes negocio propio y sueldo, que en el campo dos más dos, muchas veces no son cuatro… El individualismo que tan bien parece funcionar en las ciudades, o así nos lo venden, en el campo no vale de nada, sólo significa desamparo y abandono. Necesitamos redes, apoyos, reconocimiento, comunidad, sino la lucha es demasiado dura.

¿Cómo lo hacemos?

Hemos de integrar la mirada femenina, como buenas gestoras, ya que hemos sido durante muchos años las encargadas de cuidar a las personas más vulnerables, pequeñas y mayores, al tiempo que trabajábamos en el negocio familiar, aportando cosas muy importantes relacionadas con la mejora de la rentabilidad de la producción; por nuestra realidad como cuidadoras, éramos las encargadas de hacer las ventas puerta a puerta, de transformar parte de la producción y sacarle un valor añadido. Y necesitamos incorporar la mirada feminista, para  reivindicar lo que la economía de los cuidados aporta a la economía, para visibilizar a las mujeres rurales, como a todas las demás, y reconocer todo el valor de su trabajo. Para desarrollar un nuevo escenario equitativo y justo en el que compartamos toda esta labor tanto hombres como mujeres, trabajando además por la igualdad de oportunidades, de derechos, de participación pública…

Necesitamos depurar los conceptos de la economía clásica, para integrar la economía de los cuidados dentro de la viabilidad de los proyectos. Ser capaces de entender algo tan básico como que el cuidado de la tierra, de los animales, de la alimentación, la salud… es parte imprescindible de  las contabilidades de nuestras granjas, porque sin él, simplemente, no existirían.

Por eso, este 8 de marzo, reivindicamos que necesitamos revisar la legislación, toda esa legislación que excluye el trabajo de cuidados, reproductivo, y que no reconoce que casi nunca hay una  sola persona titular de explotación; hasta el 2012, las mayor parte de las mujeres ganaderas, si teníamos la suerte de cotizar, legalmente sólo podíamos ser consideradas «ayuda familiar», es decir, la costilla de Adán, sin la titularidad de la explotación, de las tierras, de los ingresos que generamos, en una situación de vulnerabilidad y dependencia total. Desde ese año existe una Ley de Titularidad Compartida, con un total de 522 expedientes aprobados a día de hoy para todo el estado, 115 aún en el último año; vamos lentas y no es un camino fácil… además ¿quién se ha enterado? ¿Qué medios se han puesto en marcha para difundir y facilitar este proceso?

Fuente

Luego está toda esa legislación ligada a las normativas sanitarias que excluyen cualquier tipo de pequeña industria u obrador de transformación, porque este tipo de actividades no se conciben como algo viable o rentable y hacen que el control sanitario se mida desde el modelo de la gran industria, que  tiene que ser hiperproductiva, más allá de que sea o no segura desde el punto de vista alimentario o ambiental.

Queremos sacar de la legislación fiscal el concepto productivista, porque hay cosas que podemos querer seguir haciendo, simplemente para que no se pierdan y que nunca nadie más las haga y puede que sólo generen una economía de apoyo, pero no por ello debemos impedir que se puedan hacer o que se tengan que hacer al margen de la legislación. Lo que no se reconoce o se visibiliza, se pierde.

Por ejemplo, querer seguir manteniendo un cultivo tradicional como es el azafrán a pequeña escala, o querer tener un pequeño rebaño, incluso una pequeña quesería artesana o de campo, no es posible fiscalmente en España como una actividad extra o puntual. Si queremos hacerlo legalmente, es lo mismo desde el punto de vista legal tener 10 cabras que 200, transformar tres mil litros de leche que tres millones de litros. Esta realidad hace que muchos proyectos tengan muchas dificultades para instalarse en el medio rural y que tengan dificultades para ser reconocidos como proyectos profesionales del sector agrícola o ganadero. La profesionalidad parece estar ligada a la cantidad de producción, al tamaño. En cambio, conseguir gestionar un proyecto tanto en la parte productiva como en la reproductiva, combinarlo con los cuidados de las personas más vulnerables y querer tener una explotación dimensionada al tiempo real que le podemos dedicar, no es una actividad profesional ¿de verdad alguien lo puede entender?

Por eso, no sólo necesitamos acceder a la titularidad de las explotaciones, sino que necesitamos cambiar el modelo productivo para que no sólo nuestras granjas sino también nuestras vida, puedan ser viables.

Cuando hagamos todo eso, estaremos reconociendo a las mujeres rurales, las pastoras, las campesinas, las queseras, las cabreras, las panaderas, las tenderas… Cuando entendamos que el mundo puede funcionar de otra forma, que hay alternativas, las habremos escuchado.  

Fuente

7 thoughts on “Siempre os acordaréis de nosotras…

  1. Es el texto que más me ha emocionado en los últimos años.
    Soy hijo de una de estas mujeres que, con ayuda de mi padre, sacó adelante una familia de dos hijas, dos hijos, dos abuelos (las abuelas fallecieron mucho antes) 30 vacas, conejos, etc. A esta mujer de nombre Águeda lo mismo le daba ordeñar, hacer queso, asistir los partos de las vacas; prepararnos comidas exquisitas, mantener nuestro hogar impecable, lavarnos la ropa por la noche (porque a veces no había quita y pon) para que al día siguiente pudiéramos ir limpios a la escuela, preparar la matanza de los cerdos o Escribir Poesía.
    Es cierto que en los tiempos que corrían lo más habitual era que fuesen los hombres quienes figuraban como titulares de las explotaciones y que debido a la escasez de ingresos, Águeda nunca cotizó. Esto me da ahora mucho que pensar.
    ERA Y SIGUE SIENDO INAGOTABLE

  2. Reconocimiento para las bisabuelas, abuelas que hacían pan en hornos de piedra, recogían plantas para hacer tisanas, plantaban flores en el huerto.. Agradecimiento por que esos saberes están presentes.
    Quehaceres en equilibrio, junto a la madre naturaleza.

  3. Reflexiones necesarias acerca de uno de los colectivos de mujeres más invisibilizados: aquellas que viven en el rural y tienen como profesión producir alimentos. Sólo un apunte: hay un error cuando habláis de los expedientes de titularidad compartida aprobados. Decís 115, pero el enlace del Ministerio de Agricultura que facilitáis indica 522. Cualquiera de estos datos son vergonzosos si tenemos en cuenta que se estima que las agricultoras y ganaderas que se podrían acojer a la titularidad compartida en el Estado superan las 300.000.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *