Menú Cerrar

Las Naciones Unidas declaran el 2026 como el Año Internacional de los Pastizales y los Pastores

Este 15 de marzo de 2022, la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) en Nueva York declaró por unanimidad 2026 como el Año Internacional de los Pastizales y los Pastores (AIPP). Esta aprobación final es la culminación de un movimiento del AIPR que creció durante varios años hasta convertirse en una coalición mundial de más de 300 organizaciones de pastores y de apoyo. Basándose en estos esfuerzos, el Gobierno de Mongolia y 68 países copatrocinadores elaboraron y presentaron la resolución a la AGNU.

Esta resolución servirá para abordar temas como la biodiversidad mundial, el cambio climático y las cuestiones socioeconómicas asociadas al sector ganadero extensivo. También la AGNU reconoce en su comunicado que «el pastoreo es un medio de vida dinámico y transformador vinculado a los diversos ecosistemas, culturas, identidades, conocimientos tradicionales y experiencia histórica de coexistencia con la naturaleza», afirmando que «los pastizales sanos son vitales para contribuir al crecimiento económico, los medios de vida resilientes y el desarrollo sostenible del pastoreo». 

Además pide a la FAO que facilite la aplicación del AIPP en 2026, un AIPP que pretende sensibilizar y rellenar las lagunas de conocimiento a nivel mundial sobre los enormes beneficios que aportan los pastizales sanos y el pastoreo sostenible. También apuesta por el fortalecimiento de la capacidad del sector ganadero extensivo  y por el aumento de la inversión responsable y el apoyo económico a este sector ya que el  objetivo final es hacer que los pastizales y los pastores ocupen un lugar destacado en los debates políticos, incluyendo la lucha contra las crisis climáticas, la reducción de la pobreza, la lucha contra el declive de  la biodiversidad, el desarrollo de sistemas alimentarios sostenibles y la consecución de  los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En estos debates, el AIPR ayudará a amplificar las voces de los pastores y los científicos sobre el valor de los pastizales y el pastoreo.

Actualmente los pastos cubren un 54 por ciento  de la superficie terrestre;  es, por tanto, nuestro mayor ecosistema, aunque también uno de los más amenazados y menos protegidos. En todo el mundo, los pastizales ofrecen sustento y seguridad alimentaria a cientos de millones de pastores y pastoras, que, a su vez,  proporcionan alimentos a sus comunidades y al conjunto de la población. Los pastores utilizan su ganado para convertir la vegetación, a menudo escasa, efímera e indigerible e inutilizable directamente por los seres humanos, en alimentos baratos y saludables, ricos en proteínas de alta calidad y aptos para su distribución en  los mercados , contribuyendo así a la nutrición y la seguridad alimentaria mundiales.

Los pastizales y el pastoreo sostenibles son imprescindibles para nuestro futuro, más aún ahora, en un mundo que se enfrenta a un clima impredecible y cambiante, donde un 10 por ciento de la población mundial pasa hambre, y más de un millón de especies animales y vegetales están amenazadas de extinción.

Históricamente, y de forma más extrema en los últimos 100 años, los pastores han sufrido numerosas injusticias, como el expolio de sus zonas tradicionales de pastoreo, la prohibición de su actividad, la incomprensión política y social de su labor y el bloqueo de sus rutas migratorias. Sin embargo, estas comunidades siguen viviendo y produciendo de forma racional, aplicando conocimientos y habilidades que las convierten en aliados clave del desarrollo sostenible a nivel global. Estos guardianes de los pastizales, desempeñan un papel fundamental en el mantenimiento y el aumento de la biodiversidad y en la prestación de servicios ecosistémicos, como el secuestro de carbono y la protección de las cuencas hidrográficas.

Además, frente al comportamiento de otros sistemas ganaderos industrializados, la huella ambiental de los sistemas pastorales es muy reducida. Los pastizales mantenidos por el pastoreo constituyen el mayor sumidero de carbono del planeta, lo que convierte su manejo racional en un aspecto clave  para mitigar el cambio climático. El pastoreo es un sistema de producción que requiere muy pocos insumos externos o energía procedente de los combustibles fósiles. Se basa principalmente en la producción espontánea de los pastos naturales. También ayuda a prevenir los incendios forestales, consumiendo parte de la vegetación y reduciendo el nivel de combustible. Así pues, el pastoreo puede ser un sistema de producción ganadera respetuoso con la naturaleza que optimiza el equilibrio dinámico entre producción y sostenibilidad en condiciones muy variables y cambiantes.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *